Claves para alcanzar la felicidad verdadera


Cada uno de nosotros podemos cambiar nuestra propia vida, pero hay que desearlo realmente , ser valientes y decidir que a partir de ahora vamos a HACER las cosas de manera diferente y vamos a ir hasta el final, a darlo todo por ese estado de felicidad que anhelamos, porque si no… ¿”vale la pena” vivir una vida infeliz? Yo creo que no.

SER FELIZ es un estado del ser que se puede decidir y que se puede alcanzar. Lo digo en base a mi propia experiencia y dejando claro que la vida tiene sus curvas y el “nivel” de felicidad va oscilando, pero entre más trabajemos en ello, más estable se vuelve... :)

¿Y cómo hacerlo?

1. Primero. Hay que dejar de desear que las personas, situaciones o cosas de nuestro entorno cambien (y sé que no es fácil, por eso no titulé este post “receta mágica para la felicidad”). Se trata de ir aceptando lo que ES, principalmente cuando no nos corresponde cambiarlo. Es un proceso. Es como una escalera larga que hay que comenzar a subir y poco a poco, paso a paso, llegaremos a la cima. Si no, nos quedamos en el mismo nivel de lucha y resistencia constantes, y eso es lo que causa el sufrimiento.

2. Luego debemos comenzar a conocernos a nosotros mismos: nuestro origen familiar (árbol genealógico), el propósito, los retos y energías que hemos venido a experimentar en esta encarnación, pues solo conociéndonos profundamente podremos aceptar y amar eso que somos.

3. Después hay que hacer un trabajo interior para cambiar o sanar lo que se pueda cambiar o sanar: malos hábitos, patrones de conducta, heridas emocionales de nuestra vida adulta o de la infancia o incluso de vidas pasadas.

4. Y por último, hemos de aceptar e Integrar eso que no se puede cambiar o sanar: abrazar e integrar mi sombra y mi luz en una sola entidad. Esto es el primer paso hacia el amor por uno mismo, dándome cuenta de que soy un ser perfecto, así como soy, porque estoy en mi propio proceso de evolución, tropezando y aprendiendo, creciendo y brillando cada vez más.

Entonces, la clave esencial del proceso o viaje hacia la felicidad verdadera es aceptar lo que ES. Aceptar la DUALIDAD de la vida. Darnos cuenta de que en realidad no hay tal dualidad, sino que todo forma parte de la totalidad. Todo lo que ES es parte de eso que llamamos DIOS (esto es una paradoja divina). La luz y la oscuridad forman parte de la unidad (el símbolo del ying-yang lo ilustra de manera perfecta). Así que entre más pronto nos reconciliemos con nuestra propia sombra y con la parte “oscura” de la vida, más felices seremos (por ejemplo, es un error creer que la vida y la muerte son opuestas porque la muerte es parte de la vida, forma parte de, está dentro de. La vida es eterna).

"Lo más importante es tener clara nuestra meta: alcanzar un estado de felicidad verdadera"

Y para esto hay que salir de la ilusión del concepto que tenemos acerca de ello. La felicidad NO un estado eufórico constante (como nos lo hace creer la publicidad). Tampoco es hacer lo que queramos en el momento que queramos, porque cada decisión tiene sus consecuencias y, por muy libres y felices que nos sintamos en el momento, después podríamos estar llorando por lo que hemos causado (si hemos tomado decisiones impulsivas y sin sabiduría). Y la felicidad tampoco es un estado privilegiado en el que nunca jamás voy a sufrir ni a llorar, ni me voy a enfermar o en el cual nada me va a herir y siempre todo va a ser perfecto. No, no es así.

La felicidad real es aprender a fluir por este río de la vida de aguas dulces y saladas, frías y cálidas, trasparentes y fangosas en el que todos navegamos, sabiendo que los momentos de tristeza, enfermedad y furia pasarán… al igual que los de alegría, juventud y euforia. Todo pasará. Nuestra vida también. Por eso, demos gracias por todo lo bueno que hay en nuestras vidas, que es mucho, y aprovechemos cada momento estando presentes y fluyendo, porque el momento presente es un gran regalo… Cada momento presente es la vida REAL.

Laura Camacho, coach transpersonal.

#Felicidadverdadera #Dualidaddivina #Trabajointerior

27 vistas