Con los ojos del corazón, desde el espacio.


Y si miramos un momento esta fotografía como si estuviésemos ahí arriba contemplando este espectáculo, quizás podríamos sentir asombro al pensar que todas esas luces (que parecen neuronas iluminadas)...

Magnífica fotografía del Estrecho de Gibraltar tomada el pasado lunes desde la Estación Espacial. La zona que une los dos continentes quedaba iluminada por el reflejo de la luna.

Que todos esos seres humanos que se mueven y circulan allá abajo (cual células en un torrente sanguíneo)... Que toda la materia que tocamos ¡ha salido de la tierra!... Que esos satélites y toda la tecnología posee un cuerpo de elementos de la tierra (igual que nosotros) y posee una inteligencia. Una inteligencia conferida por sus creadores, quienes a su vez, poseen también una inteligencia conferida ¿por su creador o creadores? ¿O de dónde ha venido nuestra inteligencia? Y nuestra conciencia... ¿ha venido también?

Pensar en todo esto nos ubica en una perspectiva desde la cual es posible conectar con un sentimiento en el corazón que nos dice quizás: hay algo más allá que no conocemos, ni comprendemos aún. Hay con seguridad, otras civilizaciones e inteligencias allá afuera. Hay mucho por descubrir aún con respecto a nuestro origen en este planeta.... Y también, hay mucho por descubrir y comprender "adentro", en nuestro interior: comprender la naturaleza de nuestra alma ¿cómo funciona? ¿ y nuestro inconsciente? ¿conozco ya la estructura de mi personalidad individual?

Hay mucha información a nuestro alcance para ampliar nuestro conocimiento sobre nosotros mismos y sobre el cosmos...

Sólo es cuestión de querer realmente conocerla.

Recuerda que, el que busca, encuentra ;-)

Laura Camacho, coach transpersonal.


7 vistas