Venus retrógrado: ¿cómo amas y te amas?


Desde este 5 de marzo, Venus va a comenzar a retrogradar hasta Piscis, y desde ahí vuelve a su movimiento directo hasta el 15 de abril. Durante este lapso, tendremos la oportunidad de reflexionar acerca del enfoque de nuestros deseos para asegurarnos que su manifestación no sólo complacerá a nuestro ego, sino también a todos los implicados y a la totalidad. Es el momento ideal para revisar si eso que estamos atrayendo está en armonía con lo que deseamos. Y si no lo está, entonces o bien habrá que revisar la calidad de nuestras emociones y pensamientos para comprender que "ahí en donde pones tu atención, en eso te conviertes" (diría Don Juan Matus). Es decir, eso manifestamos en nuestra realidad.

Cuando un planeta se pone retrógrado nos induce a un comportamiento más introspectivo o reservado que de costumbre. Pueden salir a flote temas kármicos o sensaciones de déjà vu, (debido a que un planeta puede pasar sobre cierto grado de un signo hasta tres veces. Dependerá de la naturaleza del astro). Estos lapsos retrógrados nos dan la oportunidad de comprender realmente la esencia de un tema, pues nos obligan a ir al meollo del asunto, quizás incluso, una y otra vez. Esto, a veces, puede ser un poco tedioso, pero es muy útil para confrontar temas que se podrían estar evitando y que necesariamente han de ser confrontados.

El área de tu vida que se ve directamente afectada, depende de la casa de tu carta natal en la que está transitando dicha energía. Nuestra Venus natal está ubicada por lo general en un signo del zodiaco y casa diferentes al de nuestro signo solar.

Venus simboliza nuestro deseo, lo que nos gusta, lo que nos atrae y también la manera en cómo vibramos para atraer eso que deseamos. A un nivel más profundo, Venus es una energía maestra que nos enseña las más valiosas lecciones de amor propio a través de lo que deseamos.

También representa la parte femenina, receptiva, sensual y artística de una persona. Podemos amar y manifestar realidades con nuestra energía venusina, descubriendo y aprendiendo a usar la fuerza de atracción que emana de nuestros deseos más profundos. Otra forma de amar sería desde la energía de la Luna, buscando más bien refugio emocional en aquello que a nuestra memoria del alma le resulta conocido y familiar.

Venus rige a Libra, signo de las relaciones y los vínculos, en donde ahora se encuentra Júpiter, que desde el lunes 6 de febrero y hasta el 9 de junio estará retrogrado, envolviéndonos con una energía que nos inclinará a confrontarnos y a reflexionar acerca de nuestra manera de relacionarnos con nuestra pareja y con "un otro".

Es un momento ideal para revisar cualquier patrón emocional aprendido relacionado con el programa mental base: "si esta persona no me demuestra su amor, yo no le demostraré el mio", ya que este tipo de programas mentales que utilizamos automáticamente al relacionarnos, por lo general está más basado en el miedo que en el amor. La vida nos pide que entrega... a nuestros sentimientos y a la vida misma.

Para cuestionarse durante el tiempo en de Venus retrógrado:

¿Cuanto te ayudan las maneras en las que te estás relacionando?

¿Qué experimentas con mayor frecuencia al relacionarte? ¿miedo o amor?

Laura Camacho

Coaching Transpersonal & Astrología Humanística


47 vistas