¿Para qué sirve el Destino?


Varias veces a lo largo de nuestro camino, la vida "nos pone" en situaciones que nos llevan a nuestros límites, que nos mueven el suelo, que nos sacuden y nos hacen sentir que es urgente encontrar una solución o tomar una decisión para resolver nuestra situación…

¡Pero no lo logramos!

Por más que damos vueltas, no sabemos qué hacer, no sabemos qué es lo que nos pasa... ni sabemos por qué nos pasa esto a nosotros. Y la mente, en estos casos, no nos ayuda en absoluto.

Entonces nos sentimos tristes, confundidos, agobiados e incluso podemos llegar a perder la confianza en nosotros mismos y en la vida, sin saber que, justo "lo que la vida quiere de nosotros", es que simplemente atravesemos la situación para salir de ella fortalecidos, sanados, con una consciencia diferente y, sobre todo, transformados... cual masa cruda que entra al horno y sale convertida en un exquisito pan.

Esto quizás suena bien y se dice (o se escribe) fácil, pero en realidad es muy difícil para nosotros saber reconocer cuando hemos de ceder, de rendirnos y dejar de seguir intentando controlar nuestra “propia” vida (para ello hemos de conectar con nuestra sabiduría interior, del corazón).

Nos cuesta mucho aceptar que hay cosas que podemos cambiar, y hay otras que simplemente no.

Ser conscientes de esto significa estar dispuestos a entregarnos al fluir de la vida, a ser humildes y a confiar en una inteligencia muy superior a la nuestra. Una inteligencia que osa orquestar no sólo ciertos sucesos de nuestra relativamente diminuta vida, sino los infinitos y complejos sucesos o movimientos del Cosmos en su totalidad.

Si nos abrimos a este misterio podremos comprender lo que es y digerir, poco a poco, eso que conocemos como “Destino”, y que no tiene otro propósito que el de transformarnos en seres más completos y más conscientes. Sin embrago, es importante saber que querer conocer el destino personal con lujo de detalle no es posible, ni es adecuado. Pero conocer nuestra propia naturaleza y la de los retos y lecciones que hemos de aprender e integrar, porque forman parte de nosotros mismos, si es posible y es muy útil porque nos ayudará a conocer aquellas partes de nosotros que están "en sombra", que no hemos hecho aún concientes y que se ven "obligadas" a "salir" y presentarse ante nosotros en forma de "destino", es decir, de personas y acontecimientos proyectados en nuestra realidad cotidiana.

A través de la carta natal podemos estudiar nuestra propia naturaleza y su compleja configuración energética, la cual tiene varias capas de significados y funciona como un maravilloso mapa personal.

Laura Camacho

Coaching Transpersonal & Astrología Humanística

#Astrología #Destino

56 vistas