Test: Mi amor - Venus retrógrado (parte 1)


Venus ha comenzado ya su viaje de retrogradación anteayer, 5 de octubre 2018. Pareciese que el “Amor” da un paso hacia atrás para reflexionar un momento. Viajará desde los 10 ° 50 ' grados de Escorpio de regreso a Libra, quizás para poner cosas en la balanza y encontrar un nuevo equilibrio.

Se quedará en Libra del 1 al 16 de noviembre, cuando finalmente se estacionará a

25 ° 15 ’de Libra, antes de comenzar de nuevo su curso directo, para regresar a Escorpio. Su viaje implica recorrer 20 grados en Escorpio y 10 grados en Libra.

Así que será principalmente la energía escorpiana la que nos provocará a conectar, a sentir, a reflexionar, a revisar, a descubrir en las más ocultas profundidades de nuestro interior, un baúl con “cosas” que, consciente o inconscientemente no hemos querido ver o reconocer, que hemos querido olvidar o que ni siquiera sabíamos que existían.

Cosas sobre nuestra relación de Amor. Cosas que tienen mucho que ver con nosotras mismas y con el itinerario del nuestras almas en esta encarnación.

Cuando decimos relación amorosa pensamos en conexión romántica, amor apasionado, encuentro íntimo, vínculos intensos, e incluso, obsesiones “escorpianas”. Sin embargo, hay otras maneras de relación que entrarán a revisión bajo la energía de Venus retrogrado los siguientes 40 días: una amistad, un colega de trabajo, un socio empresarial o un compañero de piso.

Si queremos obtener claves reveladoras que nos ayuden a comprender los mecanismos internos que animan nuestras maneras de amar, hemos de ir primero a revisar el origen desde el cual generamos todas estas caleidoscópicas danzas amorosas que no hacen otra cosa que mostrarnos las múltiples facetas de la relación más importante de nuestra vida: el amor hacía nosotras mismas.

Mi amor

Venus en astrología es regente de Tauro (tierra, naturaleza, cuerpo, placeres sensoriales, abundancia, dinero, posesiones materiales, lujos) y de Libra (relaciones, equilibrio, justicia, elección, compartir, sociedad, belleza estética, sofisticación, aire).

En Astrología Humanista, Venus representa una de las varias funciones psíquicas que poseemos como humanos. En este caso se trata de una función pasiva por ser receptiva y, por lo tanto, femenina. Ésta nos permite abrirnos ante un entorno y percibir todo lo que percibimos. Nos permite abrirnos a un “otro” y recibir todo lo que el otro nos da o nos irradia. Así, Venus es también la capacidad de recibir al otro en mí. Es la capacidad de entregarme. En ese sentido, es la capacidad de no rechazar, sino la capacidad de aceptar o Amar.

Por lo anterior, en nuestra carta natal tiene, además de la tradicional asociación con los temas de amor, una función muy importante (que muchas veces se deja de lado) y es la de mostrarnos el área vital y la energía en concreto que nos posibilitará desarrollar nuestro amor propio o autoestima.

¿Qué significa exactamente amarse a uno mismo?

“Amarse a uno mismo” se ha convertido en una frase tan trillada como supuestamente entendida y asumida. Pero la verdad es que hay mucha confusión al respecto. Creemos que amarnos es entregarnos a los placeres sin límite, comprarnos ciertos lujos, permitirnos ciertos caprichos, aceptarnos tal como somos de “manera incondicional” (rayando a veces en una excesiva tolerancia). Y bien, todo esto puede ser válido en un momento dado si lo hacemos de manera consciente y con la certeza de que al hacerlo no nos perjudicaremos más de lo que supuestamente nos estamos “amando”. En todo caso, será nuestra conciencia tranquila la que nos servirá de sensor.

Sin embargo, amarse a uno mismo implica un

autocuidado consciente hacia varios niveles de nuestro ser.

Somos seres multidimensionales y poseemos, además de una dimensión física, otros niveles de existencia que podríamos clasificar de manera simple y a grandes rasgos como mental, emocional y espiritual. Amarnos implica entonces atender y cuidar cada una de estas áreas de nuestro ser.

Tomando conciencia sobre tu nivel de autoestima

Para lograr observar con mayor claridad cuánto nos amamos a nosotras mismas será necesario ahondar en nosotras y respondernos de manera profundamente honesta una serie de cuestiones básicas sobre nuestra autoestima.

Abajo tienes una lista de preguntas que, a través del autocoaching, te darán la posibilidad de medir de manera sencilla el nivel de autoestima que en este momento de tu vida estás expresando.

Te recomiendo responder las preguntas por escrito y con la mayor sinceridad posible. Responde del 1 al 10 (considerando que 10 es lo máximo) y luego escribe porqué te das ese valor. Tómate tu tiempo, las respuestas tienen que brotan de tu corazón y arrojar luz sobre cuánto amor te das a ti misma en todos los niveles.

Nivel físico:

¿Cuál es la calidad de los alimentos con los que nutres a tu cuerpo?

¿Cuál es el nivel de descanso que le das a tu cuerpo?

¿Cuánto disfrute y placer saludables le das tu cuerpo?

¿Cuánto movimiento o deporte practicas con tu cuerpo?

¿Cuán alto es tu nivel de salud?

Nivel mental:

¿Cuánto te gusta tu forma de pensar?

¿Cuánto te ayuda tu manera de pensar?

¿Cuánta claridad te aportan tus pensamientos?

¿Cuánta paz y bienestar te hace sentir lo que piensas?

¿Qué grado de dominio tienes sobre tus pensamientos?

Nivel emocional:

¿Cuán satisfecha te sientes con tu vida?

¿Cuánta serenidad y equilibrio sientes en tu día a día?

¿Cuánto logras gestionar y aliviar tus emociones?

¿Cuánto te respetas a ti misma y a lo que sientes?

¿Cuánto te gustas a ti misma?

Nivel espiritual:

¿Cuán intuitiva te sientes?

¿Cuánta confianza tienes en los sucesos de tu vida?

¿Cuán conectada te sientes con tu alma?

¿Cuán unida te sientes a la totalidad y al universo?

¿Cuánta magia y sincronicidades hay en tu vida?

Si tienes de 150 a 200 puntos,

¡Felicidades! Posees un alto nivel de amor hacía ti misma. Eres alguien que sabe respetarse, amarse y amar a los demás. Irradias buena onda a tu alrededor y atraes situaciones y personas que te valoran y que aportan valor a tu vida.

Si tienes de 100 a 149 puntos tu nivel es suficiente y, con voluntad y enfoque suficientes en las áreas que lo requieren, podrás ascender poco a poco hasta sentirte de maravilla contigo misma, con los demás y con tu vida en general. Tienes la capacidad de lograrlo... solo es cuestión de decidirlo e ir a por ello.

Si tienes menos de 99 puntos o tienes menos de 25 puntos en alguno de los niveles,

el amor por esa área de tu Ser pide atención de manera prioritaria. Recuerda que, si quieres ser amada, valorada y respetada por los demás, primero has de hacerlo tú hacia ti misma. Entre más te ames a ti misma, más ese amor se verá reflejado en la manera en cómo te tratarán los demas.

Si quieres aumentar tu autoestima, solo tienes que decidirlo... y ser consciente de que se trata de un proceso que requerirá tu atención y tu tiempo, eventualmente dinero (si solicitas apoyo profesional para avanzar más rápido) y, sobre todo, tu esfuerzo. Pero valdrá la pena, ya que ¡lograrlo es perfectamente posible!

Próximamente, en la segunda parte de este post, abordaré el tema de cómo aprovechar la energía de Venus retrograda en nuestras relaciones amorosas.

Si te ha gustado este Post o conoces a alguien a quien podría servirle, compártelo en tus redes sociales, dale like o sígueme en facebook... ¡Buen viaje a través de la energía de Venus retrógrado!

Laura Camacho

Astrología Humanística & Coaching Transpersonal

#Venusretrogrado

205 vistas