Mercurio entra a Piscis: CoronaVirus nos pondrá a prueba

Actualizado: may 18


Del 17 de marzo al 11 de abril de 2020, el planeta correspondiente a la función psíquica de la mente, el pensamiento y la comunicación (Mercurio) volverá a adentrarse, después de haber estado retrógrado, en territorios de agua que pertenecen a la energía del inconsciente colectivo, de lo ilimitado, abstracto y emocional (Piscis). Como sabemos, este signo es el último del Círculo Zodiacal y representa la llegada al final de un ciclo evolutivo. Curiosamente, ahora mismo nos encontramos viviendo momentos de final de ciclo que, por momentos, pueden llegar a sentirse algo apocalípticos. Sin embargo, hay que tomar muy en cuenta que cuando la energía de Piscis está involucrada en cualquier asunto, el riesgo de ilusión, de falta de realismo y de engaño es elevado.

Estos son tiempos de recordar (y sobre todo ¡de practicar!) que los seres humanos somos co-creadores de nuestra realidad, tanto a nivel individual como colectiva, independientemente de que cada alma humana tenga su propio karma y propósito individual. Una parte de la vida es destino, si, pero una buena parte es también cocreación. Y es a ello a lo que ahora mismo el universo nos convoca: a enfocarnos y a empoderarnos.

¿Qué lección que nos toca aprender?

Con Mercurio en Piscis, la energía de Hermes (Mercurio) se ve debilitada porque se encuentra precisamente en territorios opuestos a lo que serían los suyos (Virgo), en donde normalmente se comporta de manera brillante al momento de separar el grano de la paja, de llamar a las cosas por su nombre y de establecer orden. El peligro que corremos a nivel colectivo es el de sentirnos invadidos por una especie de bruma que nubla nuestra habitual claridad mental. Esa bruma es en realidad un egregor (la Noosfera) que forma una especie de ríos energéticos por los cuales fluyen todos los pensamientos y emociones colectivos (Piscis) que circulan ahora y envuelven a todo el planeta. Este egregor es en realidad el “monstruo” al que hemos de enfrentar y que nos pondrá a prueba durante las próximas semanas (probablemente, el clima mental pueda volverse más claro cuando Mercurio abandone el signo de Piscis y entre a Aries el día 11 de abril). Ya lo veremos.

Mientras tanto, la lección que nuestro actual punto evolutivo nos exige es que aprendamos y tomemos conciencia de que las emociones y los pensamientos son energías vivas que vibran a diferentes frecuencias, según su naturaleza. Y qué mejor momento para practicar este aprendizaje que en estos momentos de caos, miedo, confusión y crisis a tantos niveles (cualidades todas piscianas de baja vibración). Las personas que ignoren aún este aprendizaje serán las más afectadas ya que serán ellas quienes tenderán en mayor medida a abrirse y a escuchar la infinita cantidad de comunicaciones de todo tipo (sin la normal agudeza mercurial de discernimiento inteligente), absorbiendo en consecuencia y de manera indiscriminada, vía ley de atracción, todo tipo de energías de baja frecuencia que ahora mismo “flotan” en el ambiente, cayendo entonces en episodios de estrés y miedo continuos, ataques de pánico o paranoias de todo tipo.

El efecto Nocebo aplicado a nivel colectivo

Los científicos acuñaron en la década de 1960 el término nocebo (que significa “dañar” en latín, lo opuesto de «dar placer», el significado de placebo), refiriéndose a una sustancia inerte que produce efectos perjudiciales simplemente porque alguien cree o espera que le haga daño.3 El efecto nocebo suele darse en estudios sobre fármacos cuando los participantes que están tomando placebos esperan que el fármaco experimental les cause efectos secundarios, o cuando les advierten de los posibles efectos secundarios, y entonces los experimentan al asociar al fármaco con estos, aunque en realidad no lo estén tomando.

Un ejemplo que ilustra el efecto contrario (Placebo) es el siguiente:

“Los investigadores de la Universidad de Yale hicieron un seguimiento a 660 personas de 50 años y de más edad, durante veintitrés años, y descubrieron que las que tenían una actitud positiva sobre el envejecimiento vivían siete años más que las que lo afrontaban con una actitud negativa.11 La actitud influía más en la longevidad que la tensión arterial, los niveles de colesterol, el tabaquismo, el sobrepeso o la cantidad de ejercicio físico.” (“El Placebo eres tú”, Joe Dispenza, pág. 53).

Con Mercurio en Piscis hemos de ser conscientes de que un exceso de información a través de redes sociales, medios de comunicación y conversaciones que giren únicamente en torno al virus puede producir en nuestro interior un efecto de caos mental, activándose también la emoción del mecanismo de protección y supervivencia (el miedo) de maneras inútiles y dañinas. El miedo es bueno solo si se activa en el momento adecuado y en la medida correcta para protegernos ante un peligro real. Sin embargo, ahora mismo la humanidad entera está siendo sometida a una especie de meditación-hipnosis-visualización colectiva que lejos de elevar nuestra vibración y bienestar, está llenando continua e implacablemente nuestra mente consciente y subconsciente con imágenes, suposiciones y noticias extremadamente negativas. Todo esto activa al cerebro reptil, que es el que gestiona los instintos de supervivencia, y genera en nosotros un estado de miedo y estrés constantes que debilitan el sistema inmune y hace que nuestras defensas bajen: fronteras transgredidas, límites y muros de protección derribados: nos sentimos vulnerables y expuestos a todo (Piscis de baja frecuencia).

¿Cómo ganar dominio sobre nuestros pensamientos?

Ahora mismo estamos sufriendo una “epidemia de información”. Y no podemos medir la cantidad de miedo que esto nos genera, sin embargo, podemos estar atentas y observar en nuestro cuerpo lo que sentimos: si sentimos miedo u otra emoción de baja frecuencia, seamos entonces conscientes de que parte de la prueba a la que el universo nos somete ahora trata sobre darse cuenta de la importancia de lograr el dominio mental. Cuando uno tiene dominio sobre algo no tiene que luchar, obligar, forzar a eso que domina, sino que el objeto o energía dominados se tornan mansos y obedientes ante quien ejerce tal dominio. Esto no sucede a la primera, claro está. Es muy similar a cuando queremos entrenar a un cachorro: hemos de tener mucha paciencia, repetir innumerables veces lo que queremos que aprenda y darle una recompensa cada vez que lo hace bien. Traducido a términos humanos: se trata aprender a aquietar la mente.

5 recomendaciones a practicar en estos tiempos:

1. Meditar: sentarnos en silencio en posición cómoda pero erguida, a solas, quizás con una música especialmente relajante (abajo te dejo unos enlaces que te pueden ayudar) y permanecer atentas, activar a la observadora dentro de nosotras, que vigila con toda su atención, pero sin pensamiento o juicio alguno de fondo en nuestras cabezas. Las primeras veces no nos saldrá y es normal, pero no importa, lo que importa es seguir practicando pues solo así lo conseguiremos. Te aseguro que, aunque no te salga, después te sentirás mucho mejor.

2. Buscar fuentes de inspiración: Las necesitamos ahora más que nunca para conectar y llenarnos de energía positiva y espiritual (Piscis de alta frecuencia) que contrarreste el efecto nocebo que nos afecta colectivamente ahora. Puedes dedicar tiempo a escuchar música alegre, relajante o espiritual. O leer libros que te aporten claridad y confianza en el orden universal o que faciliten tu conexión con energías superiores de alta frecuencia. También puedes ver películas que contengan mensajes de esperanza, de amor, de alegría o simplemente que te hagan reír y te pongan de buen humor.

3. Buscar fuentes de información fiables: son necesarias también, pero con medida y solo para mantenernos al día sobre la evolución de las cosas más trascendentes. Es necesario evitar estar haciendo un seguimiento pormenorizado en los medios de comunicación sobre la evolución de la epidemia.

4. Socializar y comunicar con consciencia: hay que evitar también monopolizar las conversaciones con el tema “virus”. Cambia o elige deliberadamente un tema de conversación que te haga sentir bien a ti y a quienes te rodean.

5. Prevención: Tomar precauciones adecuadas como lavarse las manos con frecuencia, salir lo menos posible de casa, fortalecer nuestro cuerpo físico (comiendo sanamente, bebiendo suficiente agua, durmiendo bien, tomando vitamina C,…), evitando caer en precauciones estériles e innecesarias.

El escenario astrológico Mundial

Tomando en cuenta que ahora mismo tenemos, por un lado (en orden de avance en grados) a la Luna, Marte, Júpiter, Plutón y Saturno en Capricornio. Y por el otro a Mercurio, Neptuno y al Sol en Piscis, sin excluir a Urano y Venus en Tauro por supuesto en tercer lugar, la energía se resume en tres polos:

Muchísima energía de tierra Capricorniana que tiene la capacidad de materializar y de manifestar. Mucho control, limitación y manipulación (Saturno-Plutón). Saturno está a 29 de Capricornio (grado crítico) y esto magnifica al máximo la energía de dicho signo: como ejemplo de su manifestación tenemos a la policía vigilando las calles de España para multar a la gente que sale sin motivos autorizados.

Una potente energía Pisciana que tiene la capacidad de penetrar, empapar, ilusionar nuestra Psique (Neptuno). Las aguas de Piscis nos pueden confrontar de manera intensa en estos momentos al sacar a la luz nuestros miedos más profundos, y los habrá de todo tipo, no solo de contagio. Pero Piscis puede también ayudarnos a conectar con las más elevadas y luminosas frecuencias angélicas, con nuestros más bellos paraísos internos y con nuestro Yo Superior (Sol-Neptuno). Entonces, cuidemos lo que dejamos entrar a nuestra mente, ya que dejar entrar mares colectivos de pensamiento e información nos puede confundir y atemorizar mucho (Mercurio en Psicis).

Energía de cambio radical o inesperado (Unano) en cuanto a formas de tratar nuestra materia primordial: La tierra y nuestro cuerpo físico. Ambos son los vehículos sagrados que nos posibilitan la experiencia de vivir encarnados en este plano 3D. Hemos olvidado honrar nuestro hogar, la Tierra. Hemos olvidado la enorme importancia que tiene la naturaleza y nuestra conexión con ella. Hemos olvidado lo necesario que es cuidar y alimentar a nuestros cuerpos de maneras naturales (Tauro). Urano nos traerá sucesos inesperados que nos darán la oportunidad de reflexionar en serio y de tomar consciencia si o si de que la vida, así como la estamos viviendo, no puede seguir así. A muchos se les derrumbará el castillo de arena que habían construido, por más bello o estable que pareciese.

Urano siempre llega por sorpresa, como una traicionera ola que se lo puede llevar todo repentinamente.

Y es que es tiempo de cambiar y de vivir desde una nueva consciencia. Una que incluya el uso de tecnologías sostenibles, formas de alimentación consciente y, en general, una vida más inteligente, amorosa y conectada con el planeta.

Venus en Tauro nos exhorta también a cuidar y amar la naturaleza, a mimar y a valorar nuestros cuerpos, a permitirnos disfrutar el placer y la alegría de vivir, a conectar con la belleza de la vida. A amarnos de verdad y a reconocer nuestro propio valor. Esto último no es tarea fácil ya que sentir que “soy muy valiosa” solo es posible cuando siento que soy una persona íntegra y coherente, cuando sé perfectamente que cuido y alimento lo mejor que puedo a mi cuerpo, cuando defiendo mi propio valor y no permito que los demás me traten de maneras irrespetuosas, cuando me siento útil y aporto algo positivo al mundo, cuando soy capaz de reconocer mi propia luz y belleza.

En conclusión, si queremos contrarrestar la energía de baja frecuencia que se está manifestando ahora en el planeta, tenemos que contribuir a restablecer y a crear, en la medida de lo posible, una realidad que nos haga sentir bien (partiendo desde lo individual). Tenemos que de conectar deliberadamente con la energía más elevada de cada uno de los signos que están activos ahora: Capricornio, Piscis y Tauro.

Capricornio: esforzarnos para elevar nuestra vibración emocional y mental. Esforzarnos para lograr tener una visión realista de la situación. Actuar con responsabilidad. Auto sostenernos a todos los niveles. Ser austeros y aprovechar al máximo lo que ya poseemos a nivel material.

Piscis: dedicar este tiempo a conectar con lo más bello, sagrado, espiritual, compasivo, ilimitado e infinito de la vida.

Tauro (Urano): comportarnos con humildad ante lo inesperado que nos pueda suceder y confiar en que venga lo que venga, será en el fondo un regalo amoroso del universo que tiene su razón de ser en alineación con el plan de nuestra alma y el orden divino. (Venus): hacer un esfuerzo consciente para vivir de una manera más ecológica y saludable para la tierra, cuidarnos a nivel físico, mimarnos, darnos placer y buscar ver por sobre todo la belleza de la vida.

¿Lecciones solo colectivas o también individuales?

La inteligencia de la naturaleza, la manera perfecta y automática de funcionar de nuestros cuerpos, el sistema solar y sus planetas, los ciclos de la tierra, de la luna, todo nos indica que vivimos en un universo en el que existe un orden que organiza todas las formas de vida, en donde no hay casualidades sino causalidades y sincronías. Ese orden es creado por una inteligencia consciente, una inteligencia divina que orquesta los eventos de una manera que puede parecer a veces caótica, pero no lo es. Si contemplamos esto, sabremos que este momento que vivimos ahora tampoco es casual, sino causal. Es una gran oportunidad para darnos cuenta de que eso que nos está sucediendo, sea agradable o no, tiene una razón de ser y con toda seguridad está en armonía con los tiempos y los tránsitos planetarios marcados para nosotros en nuestro mapa natal, que funciona en realidad como un gran reloj cósmico con fechas y horas marcadas, como “citas de transformación”.

Entonces confiemos en ese orden y en el regalo de consciencia y evolución que trae para nosotros ahora. Si conoces tu carta, podrás ver qué puntos están siendo activados por los planetas en tránsito y podrás intuir de manera más clara lo que te toca aprender a ti en concreto en estos momentos. Por ejemplo, eres del signo Capricornio, estos momentos pueden sentirse en especial difíciles para ti. Si sientes de manera personal que te está tocando vivir un periodo muy difícil y necesitas ayuda, puedes contar conmigo (estaré ofreciendo sesiones con costes reducidos). Y si sientes que este mensaje le puede ayudar a otras personas, compártelo con tus familiares y amigos.

Que la guía de tu Ser Superior te ilumine y conduzca tus pasos durante este periodo. Un abrazo desde el alma!

Laura Camacho

Astrología y Coaching Transpersonales.

(3) A. F. Leuchter, I. A. Cook, E. A. Witte, et al., «Changes in Brain Function of

Depressed Subjects During Treatment with Placebo», American Journal of

Psychiatry, vol. 159, n.º 1, págs. 122-129, 2002.

(11) B. R. Levy, M. D. Slade, S. R. Kunkel, et al., «Longevity Increased by Positive Self-Perceptions of Aging», Journal of Personality and Social Psychology, vol. 83, n.º 2, págs. 261-270, 2002.

36 vistas